El turismo como herramienta de inclusión social

0
628
El turismo como herramienta de inclusión social

Un reciente estudio de la Organización Mundial del Turismo (OMT) señala que el aumento de la desigualdad es un problema global muy serio, pues alimenta los círculos viciosos de la pobreza y limita el crecimiento económico a largo plazo. En este marco, la publicación de la OMT, “Global Report on Inclusive Tourism Destinations Model and Success Stories”, asegura que el turismo es una valiosa herramienta de inclusión, ya que tiene la capacidad de integrar a los grupos menos favorecidos de la sociedad y beneficiarlos a través de sus actividades.

Para esta afirmación, la OMT se ha basado en el alto impacto del turismo en las economías locales. Cada dólar generado por las actividades turísticas puede producir US$ 2,3 adicionales. Estas oportunidades económicas incluyen la integración de proveedores locales y de servicios en la cadena de valor. De este modo, se propicia el crecimiento inclusivo, ya que las comunidades locales participan activamente del turismo y se benefician al crear empresas y asumir nuevos empleos.

La cualidad inclusiva del turismo contribuye con la diversificación de las economías locales y motiva a que las oportunidades de los negocios locales se establezcan dentro y fuera de la industria del turismo, especialmente en las áreas rurales. Por cada nuevo trabajo turístico, se inducen 1,7 empleos en sectores distintos.

Si bien la mayoría de las actividades turísticas son manejadas por grandes operadores internacionales, las pymes y microempresas son las que ofrecen diversos servicios turísticos en los destinos, tales como alojamientos, restaurantes y actividades recreativas. En los países en desarrollo, las pymes generan el 66% de los empleos. El Banco Mundial estima que, en los próximos años, estas empresas serán las responsables de la generación de cuatro de cada cinco nuevos empleos.

La inclusión también se ve reflejada en la participación de las mujeres en el turismo mundial. El sexo femenino representa el 48,6% de la fuerza laboral en los rubros de alojamiento y alimentación. En estas actividades, el 36% de los emprendedores y la mitad de los trabajadores independientes son mujeres.

Además, el 36,8% de los puestos profesionales en el sector turístico internacional están ocupados por mujeres, que han encontrado un nicho para desarrollarse como empresarias.

CENFOTUR: caso de éxito como herramienta académica de inclusión social

En el informe, la OMT destaca el caso de CENFOTUR en el Perú, como uno de los proyectos inclusivos a través del turismo. Esta institución es reconocida por brindar becas de estudios a personas entre 18 y 23 años, de diferentes regiones del Perú -con habilidades y actitud de servicio- para recibir una educación técnica profesional en carreras de turismo. Son jóvenes en situación de vulnerabilidad, es decir, que viven en condiciones de pobreza y, a consecuencia de ello, sufren de falta de oportunidades laborales y de desarrollo.

De esta manera, el Programa Nacional de Becas y Crédito (PRONABEC), a través de la iniciativa “Beca 18: Carreras técnicas y universitarias”, promueve la igualdad de oportunidades, el ingreso al mercado laboral, la mejora del nivel de vida y permite el desarrollo económico y turístico nacional.

La educación técnica profesional que les brinda CENFOTUR no solo se centra en otorgarles los conocimientos propios del campo, sino que, además, se encuentra orientada a desarrollar sus habilidades blandas (competencias transversales) con el fin de asegurar un correcto desempeño futuro en el ámbito laboral. Esto último tiene una gran importancia a nivel social, puesto que no solo permite el desarrollo laboral de los jóvenes beneficiarios, sino que, además, este proceso permite contar con capital humano competente en sus regiones, favoreciendo con ello el propio desarrollo del sector y facilitando además oportunidades como el emprendimiento.

La OMT afirma que un destino turístico inclusivo debe aumentar su competitividad a través de la creación de empleo, la promoción de la igualdad de oportunidades (especialmente para los grupos más vulnerables) y el respeto a los principios del desarrollo sostenible.

Fuente: “Global Report on Inclusive Tourism Destinations Model and Success Stories” – Organización Mundial del Turismo (octubre 2018)