La crisis laboral en Italia preocupa a empresarios de restaurantes, hoteles al igual que en muchos otros destinos.

0
65
Italia vive a crisis laboral debido al Covid19.
Empresas hoteleras, restaurantes, entre otros negocios, no pueden encontrar personal.

Las restricciones al coronavirus han disminuido, los turistas están regresando, pero los restaurantes y hoteles de Italia se enfrentan a un problema inesperado: no pueden encontrar al personal.

Mediante un informe se vio que hay una escasez crónica de mano de obra en las industrias hoteleras de Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia, que podrían obstaculizar las perspectivas de recuperación en Italia y la zona euro en general.

“Estamos en problemas”, dijo Stefano Giuliodori, quien está luchando para contratar a 12 camareros y camareras para su hotel en la localidad adriática de Riccione.
“Esperamos muchos visitantes y necesitamos absolutamente personal, pero se ha vuelto muy difícil encontrar a alguien”.

Alessandro Massimo Nucara, director general del grupo de presión hotelero Federalberghi, estima la escasez de mano de obra en el sector en alrededor del 10%, o 50.000 trabajadores.

Según los datos de empleo los jóvenes italianos deberían estar desesperados por trabajar, puesto que en abril, el 33,7% de los solicitantes de trabajo laboral son entre 15 y 24 años en situación de desempleados, una de las tasas más altas de la Unión Europea.

Además, más del 23% de los italianos de entre 15 y 29 años no tienen empleo, ni estudian ni reciben formación, casi el doble de la media de la UE para los “ninis” y el más alto del bloque de 27 naciones.

Giuliodori, que ofrece salarios mensuales netos de alrededor de 1.200 euros (1.430 dólares), cree que parte del problema radica en las prestaciones sociales, algunas introducidas antes de la llegada del COVID-19 en un esfuerzo por evitar que las familias caigan en la pobreza extrema.

“Con todos estos subsidios, la gente prefiere no salir de su ciudad natal, no pagar un alquiler y quedarse con sus familias haciendo algunos trabajos ocasionales”, dijo Giuliodori.

La mayoría de los trabajadores temporales de Riccione provienen de fuera de la región, esto significa que tienen que encontrar comida y alojamiento, consumiendo ingresos que pueden estar muy por debajo de los 20.000 euros al año, que Eurostat dice que es el promedio de un italiano soltero sin hijos.

MAL PAGO

Un plan de bienestar de renta básica introducido en 2019 y se retribuye a los solicitantes de empleo alrededor de 500 euros al mes.

Un plan de emergencia separado para las personas afectadas por la pandemia pero que no calificaron para el llamado “salario de los ciudadanos” paga hasta 840 euros por familia.

Las estadísticas oficiales muestran que en marzo de 2021; al menos 2,99 millones de personas recibían el salario de los ciudadanos, mientras que 628.242 familias se beneficiaban del esquema de emergencia, que se extiende hasta al menos septiembre.

“El salario de los ciudadanos está impidiendo que los jóvenes consigan un trabajo”, dijo el ex primer ministro de centro izquierda Matteo Renzi en Twitter la semana pasada, pidiendo que el dinero se desvíe para reducir los impuestos corporativos y el costo de contratación.

Sin embargo, muchos dicen que la razón de la escasez de trabajadores no son las prestaciones sociales, sino los malos salarios y las condiciones laborales.

Así mismo la industria del turismo, representa alrededor del 13% del PIB italiano, y tiene una reputación particularmente mala. Pues los empleados se quejan de que a menudo se les paga fuera de los libros, además que no cuentan los beneficios ordinarios de la seguridad social y los esquemas específicos de COVID-19 que podrían necesitar si las infecciones aumentan de nuevo.

Giuseppe, de Catania en Sicilia, que no quiso dar su apellido, dijo que había trabajado durante los últimos 10 años en pizzerías, pero que estaba harto de nunca tener un contrato adecuado.

“Todo estaba en efectivo en la mano. Treinta euros por trabajar desde primeras horas de la tarde hasta altas horas de la noche ”, dijo. “Si quieren encontrar más trabajadores, tendrán que ofrecer contratos regulares”.

Roberto Sabato, quien dirige un grupo de derechos para los trabajadores temporeros llamado “Oltre la piazza” , y señala que la pandemia ha llevado a trabajadores como él a reevaluar sus vidas.

“La gente ahora piensa: la pandemia significa que puedo morir mañana y he pasado toda mi vida como esclavo. Ya no quiero hacer esto”, dijo Sabato a Reuters.

NO SOLO ITALIA

Las empresas también han dado la voz de alarma sobre la escasez de mano de obra en otras naciones europeas, como Alemania y Grecia, que dependen del turismo.

“Hubo una escasez de mano de obra, que es bastante extraña, después de siete meses de cierre”, dijo el jefe de la federación de restaurantes griegos, George Kavvathas.

También agregó que un plan de apoyo a los trabajadores del gobierno era parte del problema.

Así mismo en Alemania, alrededor del 30% de los miles de negocios del sector hotelero que no han reabierto en junio después de que se aliviaron los cierres, citaron la escasez de personal como la razón, dijo la Asociación Alemana de Hoteles y Restaurantes.

En Italia, el coronavirus obligó al cierre de bares, restaurantes y hoteles durante meses, y uno de cada cuatro puestos de trabajo en el sector se perdió en 2020, según asociaciones de hoteles y hostelería. Ahora existe el temor de que algunos asalariados nunca regresen.

“Muchos de los que solían laborar en el turismo han encontrado otro tipo de trabajo”, dijo Marco Fontanari, propietario de un restaurante y subjefe del lobby empresarial Confcommercio en la provincia norteña de Trentino.

Una encuesta en Alemania mostró que alrededor del 42% de los hoteles y restaurantes han visto a su personal trasladarse a otros sectores como el comercio minorista, la logística o los comedores de hospitales.

Con las variantes de COVID-19 circulando, Fontanari, dijo que el miedo a futuros cierres está haciendo que la gente se mostrara reacia a regresar.

“Dicen que en lugar de renunciar a la estabilidad de los regímenes de seguridad social, prefieren esperar y ver qué pasa”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here