Comprar o alquilar una furgoneta: ¿qué opción es la mejor?

0
34
Comprar o alquilar una furgoneta: ¿qué opción es la mejor?

Contenido

Adquirir una furgoneta supone una inversión que no siempre se amortiza en el corto o medio plazo. Por eso, la mejor alternativa es la furgoneta de alquiler. Pero ¿cuál de ambas opciones es la más conveniente? ¿Qué factores hay que tener en cuenta para tomar la decisión correcta? En las siguientes líneas analizamos los pros y contras de ambas alternativas.

Adquisición de una furgoneta

Comprar una furgoneta es la mejor opción cuando se tiene un negocio estable y que requiere de un uso constante y prolongado del vehículo.

Ventajas

Al comprar una furgoneta, se dispone de total libertad para personalizarla, adaptarla y modificarla según las necesidades específicas del negocio. Por ejemplo, se pueden instalar equipamientos especiales, como puedan ser un pequeño taller, un conjunto de estanterías y cajoneras o un sistema de refrigeración.

Además, cuando el uso es intensivo, los gastos de adquisición, rodaje y mantenimiento siempre serán inferiores a los generados por una furgoneta alquilada.

Inconvenientes

Sin embargo, comprar una furgoneta tiene los siguientes inconvenientes:

  • Supone una gran inversión inicial, lo que puede afectar a la liquidez y al flujo de caja del negocio.
  • Es preciso asumir los gastos de mantenimiento, reparación, seguro, impuestos y depreciación del vehículo, que pueden ser tan elevados como difíciles de prever.
  • Comprar una furgoneta puede limitar la capacidad de adaptación y renovación del negocio, ya que se tendrá que usar el mismo vehículo durante años, sin poder cambiarlo por uno más eficiente o adaptado a las nuevas necesidades de la empresa.

Alquiler de furgonetas

Cuando se tiene un negocio que solo requiere del uso ocasional del vehículo, la alternativa más conveniente es el alquiler de la furgoneta.

Ventajas del alquiler

Al alquilar una furgoneta se evita hacer una gran inversión inicial, lo que permite disponer de una mayor liquidez en la empresa o negocio. Además, los gastos de mantenimiento, reparación, seguro e impuestos están incluidos en el precio del alquiler, lo que implica un control total sobre los gastos generados por el vehículo, con la excepción del carburante.

Por otra parte, el alquiler es una fórmula muy flexible que nos permite elegir la furgoneta que más se ajuste a las necesidades específicas de cada momento.

Desventajas de alquilar una furgoneta

No obstante, alquilar una furgoneta también tiene sus desventajas. La primera es que alquilar una furgoneta implica depender de la disponibilidad y de la calidad del servicio de la empresa de alquiler.

Asimismo, al alquilar una furgoneta se deben cumplir las condiciones y las restricciones que establezca la empresa de alquiler, como puedan ser el kilometraje máximo a recorrer, la prohibición de emplear el vehículo fuera del país o la antigüedad del permiso de conducción de los conductores autorizados.

Además, no existe la posibilidad de personalizar, modificar o adaptar la furgoneta a las preferencias personales del usuario o de los requerimientos del negocio.

Tras la lectura de las líneas anteriores, ¿crees que para tu caso particular es más interesante y rentable alquilar una furgoneta que adquirirla?

En ese caso, te sugerimos que eches un vistazo a la página web de confivan, una empresa especializada en el alquiler de vehículos comerciales que se distingue por la variedad de modelos, por la calidad del servicio ofrecido y por sus precios sin competencia.